Pixel Facebook
Compartir en:
Es bien sabido que las redes sociales y la ortografía no son BFF; de hecho día a día se libra una batalla campal ortográfica. 



Cada vez son más los usuarios que son señalados por haber puesto una v o b en un lugar equivocado, aunque a fin de cuentas, YOLO, terminan haciendo lo que se les da la gana (y también es válido). 

Debido a esto llama mucho la atención ver a marcas importantes incluir dentro de su contenido textos con palabras como: “chic@, amix, trabajadorx, todes”, y entre otras más. Esto tiene una explicación muy simple. Estas organizaciones y personas están haciendo uso del LENGUAJE INCLUSIVO.   

 

      

¡Así como lo lees! Pensarás, pero Tolk ¿de qué estás hablando? Esto no es más que una moda de ortografía que daña la sagrada escritura en las redes. Y la respuesta es ¡NO!

El lenguaje inclusivo es una forma de “reparar” la exclusión femenina y de género dentro de las palabras, para utilizar letras donde sí se les incluye.

Antes de que pierdas el control, vamo a tratar de explicarlo mejor y con ejemplos… Existen diferentes métodos para emplear el lenguaje, dejando atrás el masculino genérico (el único lenguaje inclusivo reconocido por la RAE):    
· Ambos géneros: Algunas organizaciones optan por incluir a ambos géneros normativos en su contenido, por ejemplo: “Empleados y empleadas”, el problema aquí es que se deja de lado al género no binario. 

· Palabras colectivas: Palabras que incluyen a todas las personas que pertenecen a un grupo, por ejemplo: “Buen día al alumnado”. Esto permite incluir a personas de género no binario.

· Sustitución del masculino genérico: El recurso más representativo del lenguaje inclusivo. Consiste en sustituir el masculino genérico (como lo mencionamos antes, el único lenguaje inclusivo reconocido por la RAE) por una letra o símbolo. Aquí van los ejemplos:  “chic@, amix, trabajadorx, todes”.

· Expresiones neutras: Similar a las palabras colectivas, trata de utilizar una expresión que incluya a cualquiera que lo lea, independientemente del grupo al que pertenezca. ¡Hola a todo el mundo!

Ahora bien, volvamos un poco para atrás. Quizá estés pensando “¡Tolk! ¿Qué te pasa? ¿Cómo me hablas de un lenguaje inclusivo que puedo usar dentro de mis contenidos, pero que la RAE no lo acepta?” Respira, no estamos bromeando, es la verdad, pero acá te va la explicación. La Real Academia Española no considera necesario este tipo de lenguaje, puesto que aseguran que el español ya tiene su propio mecanismo inclusivo y es el uso del masculino gramatical (de hecho hasta lo postearon en un tweet).

Sin embargo, muchas personas aseguran que esto no es suficiente y consideran mucho más importante luchar de esta forma por la igualdad de género.

Leemos tu mente y sabemos que tu próxima pregunta es… “¿Y este lenguaje cómo impacta con las marcas?”

Pues bien, como lo mencionamos en un inicio, muchas marcas de renombre han optado por incluirlo, esto hace una forma de adaptación a los cambios sociales.

También se busca comprender mejor a los nuevos clientes potenciales y al público al cual quieren impactar. Reflejando de este modo sus valores, respeto y filosofía como marca.

Desde luego no buscamos decirte que para lograr el posicionamiento de tu marca debes utilizarlo. Lo ideal es conocer a tu público, crear una estrategia de comunicación ideal y, sobre todo, comunicar quién es la marca con respeto.

Así que habiendo escrito esto.. ¡adiós todo el mundo! Nos vemos en la próxima entrada :D

 

Suscríbete a nuestro
newsletter
Mi correo electrónico es:
Acepto los Terminos y Condiciones del newsletter y he leído las Politicas de Privacidad.